viernes, 18 de marzo de 2011

El poder del pensamiento flexible

Autor: Walter Riso
Año 2007
Ed. Norma. México D.F.
(Síntesis)
Introducción
La flexibilidad mental es una virtud que define un estilo de vida.
Una mente abierta tiene más posibilidades de generar cambios constructivos y una mejor calidad de vida, que una mente rígida.
Características de las mentes flexibles:
a) Aceptan con naturalidad la crítica y el error y evitan caer en dogmatismos.
b) Les gusta la risa y el humor y lo ponen en práctica.
c) Son poco conformistas y, en caso necesario, ejercen el derecho a la desobediencia.
d) Tienden a fijar posiciones ecuánimes y justas que respeten a los demás y eviten las exclusiones en cualquier sentido.
e) Su manera de pensar es profunda y compleja sin ser complicada.
f) Defiende el pluralismo y la democracia como forma de vida.
“La fuerza del pensamiento flexible radica en que, a pesar de la resistencia y los obstáculos, nos permite inventarnos a nosotros mismos y fluir con los eventos de la vida sin lastimar ni lastimarse” (15).
Mientras la rigidez psicológica enferma, engendra violencia y paraliza, la mente flexible fortalece el yo y actúa como un factor de protección contra las enfermedades psicológicas y la inmovilidad.
Es importante decidir entre la rigidez mental (que conlleva estrés, angustia, amargura e inmovilidad) y la flexibilidad mental (que trae consigo alegría, tranquilidad y desarrollo del potencial humano).
El libro continúa presentando las siguientes opciones:
Dogmatismo vs pensamiento crítico; solemnidad vs pensamiento lúdico, normativa vs pensamiento inconformista; prejuicio vs pensamiento imparcial y autoritarismo vs pensamiento pluralista.



Capítulo I Tres tipos de mentes: rígida, líquida y flexible

El autor clasifica las mentes humanas en tres clases: las rígidas o de piedra, las líquidas, insustanciales, que no se interesan por nada y las que son flexibles, moldeables, como la arcilla. La mente de arcilla es como el bambú: es elegante, erguida y fuerte… receptivo y humilde, se inclina con el viento pero no se quiebra.
“Para los seguidores de Lao Tse, la suavidad y la flexibilidad están íntimamente relacionadas con la vida, mientras la dureza y la rigidez están asociadas a la muerte.” (21).
La mente rígida choca con la realidad; la mente líquida pasa por la vida y no hace contacto; la mente flexible abraza la existencia de manera equilibrada.
La mente rígida:
Vive en un mundo facilista, distorsionado y altamente peligroso, donde la verdad ha sido secuestrada en nombre de alguien o de algo. (23).
Facilista: suele tapar el sol con un dedo y defiende lo indefendible
Distorsionado: Sus decisiones se basan en errores cognitivos y sesgos ideológicos.
Peligroso: Cuando las personas rígidas son confrontadas o “acorraladas” con argumentos sólidos, se vuelven irascibles, autoritarias e impositivas. (23).
Además: a mayor cerrazón mental, mayor es la probabilidad de tener una enfermedad mental.
“Para la gente inflexible es muy difícil alcanzar un estado de paz interior” (24)
Algunos inconvenientes que arrastran la rigidez e inflexibilidad:
• Altos niveles de estrés y depresión
• Baja tolerancia a la frustración
• Angustia por no tener el control total de las cosas
• Malas relaciones interpersonales. El autoritarismo y los prejuicios que acompañan a la rigidez, generan malestar, rechazo y agresión.
• Dificultad para tomar decisiones. Cuando aparecen los imponderables, la persona rígida suele inmovilizarse.
• Déficit en la resolución de problemas por ver el mundo en una sola dimensión.
• Alteraciones laborales, sexuales, afectivas y demás, dado que toda persona rígida busca un perfeccionismo inalcanzable.
• Miedo a cometer errores y miedo al cambio.
• Dificultades en el crecimiento personal porque se vive anclado al pasado y a los “deberías”.
La mente líquida:
“Una mente indefinida y apática es una mente voluble y despersonalizada, que no es capaza de reconocerse a sí misma. Es líquida: se escapa, se derrama, toma la forma del recipiente que la contiene o permanece indefinida e inconsistente. Vaciada de toda idea, la mente líquida le coquetea al nihilismo, no fija posición ni se compromete”. (27)
El nihilista no cree en nada.
La mente líquida se deja llevar por la marejada y por eso es mediocre y trivial. Lo más grave es que no posee una identidad definida.
La mente flexible:
No está fija en un punto ni se desliza por cualquier lado sin rumbo, sino que posee una dirección renovable.
“A la mente flexible le gusta el movimiento, la curiosidad, la exploración, el humor, la creatividad, la irreverencia y, por sobre todo, ponerse a prueba” (30). “Mantiene opiniones, tiene creencias y principios, pero está dispuesta al cambio y en pleno contacto con la realidad” (31).
Se sirve del pensamiento crítico como guía de sus decisiones.
Está consciente de que la certeza no existe en ningún ámbito de la vida.
Tres principios que caracterizan a la mente flexible:
1- La excepción a la regla
“La mente flexible tiene en cuenta la norma, pero también aquellos factores complementarios y equilibrantes que la apaciguan” (35).
“Buscar la excepción, la irregularidad de ciertas pautas establecidas, sugiere aterrizar las ideas, someterlas a contrastación y humanizarlas. Implica poner la certeza en remojo. La mente flexible confronta los principios, criterios o mandatos, tratando de definir las fronteras a partir de las cuales dejan de funcionar” (34).

2- El camino del medio (El término medio aristotélico)
“Lo que intenta la mente flexible es establecer una carretera por dónde transitar con moderación, sin asfixiarse ni darse contra las paredes. La búsqueda del camino del medio aparece en prácticamente todas las tradiciones filosóficas y espirituales con distintas denominaciones: ‘camino del medio’ (Buda), ‘armonía’ (Confucio), ‘equilibrio dinámico’ (Lao Tse), ‘prudentia’ (Tomás de Aquino) o ‘phronesis’ (Aristóteles)” (38).
La virtud está en el punto medio, no en los extremos. De nada demasiado.



3- El pluralismo

“La mente flexible es sensible a otros puntos de vista sin verse necesariamente en la obligación de aceptarlos. Incluye a los demás, viaja hacia ellos, intentando averiguar sus respectivos fundamentos y su parecer. Pero este viaje sólo es posible si se hace con humildad, sin la vanidad del que se las sabe todas”. (39)
Algunas ventajas de la mente flexible
• Las relaciones interpersonales son amables y constructivas porque la gente no se siente amenazada.
• Se vive en paz consigo mismo sin tener que imponerles a otros, nada.
• La solución a los problemas y las decisiones se dan con facilidad porque hay apertura al cambio.
• Los niveles de estrés y depresión disminuyen.
• Las mentes flexibles crecen y desarrollan su potencial humano.
• La risa y el humor forman parte de la vida cotidiana. El mayor síntoma de salud mental es no tomarse uno mismo demasiado en serio.
• Los niveles de prevención y desconfianza también disminuyen. Hay más amigos que enemigos.
• Ser flexible mejora el sueño y todas las actividades somáticas porque uno se concentra en lo que vale la pena.
• La mentalidad flexible hace que las personas se sientan más felices y se aproximen más a la sabiduría.

En pocas palabras:
Los rasgos relativamente estables que definen a las mentes rígidas son: dogmatismo, solemnidad/amargura, formalismo, prejuicios, simplicidad y autoritarismo.
Por el contrario,
Los rasgos relativamente estables que definen a las mentes flexibles son:
Análisis crítico, humor/lúdica, inconformismo, imparcialidad, complejidad y pluralismo.

Actividad para los estudiantes: Redactar una anécdota o un cuento breve cuyo protagonista sea o un estudiante o un maestro que manifieste con claridad, ya sea un pensamiento rígido o bien, un pensamiento flexible.


Capítulo 2- “Soy el dueño de la verdad”.
De un pensamiento dogmático a un pensamiento crítico.
La última idea que el autor nos dejó en el capítulo anterior es que cada ser humano puede construir un pensamiento flexible.
El dogmatismo consiste en “la incapacidad de dudar de lo que se cree; es decir, una clara manifestación de arrogancia intelectual o moral. (45)
Para Riso generalmente se da un coctel retardatario en el poseedor del pensamiento rígido: Dogmatismo (soy dueño de la verdad); fundamentalismo (los cimientos de mi verdad no son discutibles); oscurantismo (la información actualizada es peligrosa para los intereses personales y grupales).
Para ser flexible
“La mente flexible se resiste al fundamentalismo, porque piensa que cualquier principio o código puede discutirse. No acepta el dogmatismo porque el absolutismo se opone a la realidad y a las leyes de la probabilidad (puedes estar equivocado). Y repudia el oscurantismo debido a que la falta de información te sumerge en la más crasa ignorancia”.
La esencia del pensamiento dogmático
Hay tres aspectos claves que conforman la manera de pensar dogmática: egocentrismo (“el mundo gira a mi alrededor”), arrogancia/soberbia (“lo sé todo”), ausencia de autocrítica e intolerancia a la crítica (“Nunca me equivoco”). (50)
Para evitar el egocentrismo es necesario El descentramiento. “La capacidad de ponerse en los zapatos del otro, hacer un giro mental y abrirse a todo tipo de información. Significa democratizar la mente y permitir que ésta interactúe directamente con el mundo y sin tanto autoengaño”. (53)
Para superar la arrogancia/soberbia es necesario reconocer las propias limitaciones y aceptar la posibilidad de equivocarse. Se requiere la humildad que consiste en tomar conciencia de la propia insuficiencia, sin sobrevalorarse ni despreciarse.
“Si el descentramiento nos permite viajar hacia otra persona y conocerla, la humildad nos permite aprender de ella”. (58)
En cuanto a la ausencia de autocrítica e intolerancia a la crítica, es necesario abrirse a las dos. “Abrir la mente a la auto observación y a la autoevaluación inteligente significa dejar entrar la duda razonable y someterse al fuero de la razón”. (60)
Para ser flexible
+ “Practica el descentramiento cada vez que puedas. Intenta hacer un giro y ponte en el lugar del otro. Conviértelo en costumbre. (…) Aceptar que uno no es el centro del universo es romper el ordenamiento mental de la rigidez. Flexibilidad es integración; rigidez es exclusión”.
+ “¿Estás consciente de tu propia insuficiencia o te has creído el cuento de que te las sabes de todas, todas? Tienes que desinflar el ego para ser flexible, porque la humildad nace de la necesidad de saber y explorar el mundo. En ‘no sé’ te impulsa; el ‘lo sé todo’ paraliza tu pensamiento. Es mejor no sentirse Dios; eso es demasiada carga”.
El búnker defensivo del dogmatismo: Si no gano, empato
Existen ciertas operaciones psicológicas defensivas con las cuales la mente dogmática mantiene a raya la información discrepante para no desprenderse de sus esquemas rígidos y mantenerlos activos: a) apelación a la autoridad; b) “Ya lo he decidido”; c) razonamiento emocional; d) “Todo es posible” y e) “La cosa podría ser peor”.
Apelación a la autoridad
Escribe Riso que “Una de las claves defensivas de las mentes dogmáticas es recurrir al poder de la autoridad moral, política o religiosa, para defender sus ideas” (65).
“…la verdad no se proclama ni se decreta, más bien se descubre, se busca, se suda o se sueña. Cabe preguntarse:¿Qué queda de la humanidad creadora cuando la mente se limita a obedecer?”. (67)
“Ya lo he decidido”
“La frase es lapidaria porque define un punto cero a partir del cual ya nada hará que el otro cambie de opinión”. (67).
Razonamiento emocional
Es un error confundir el sentimiento con la razón: no porque alguien se sienta tonto, es tonto.
“Todo es posible”
“Desear algo con todas las fuerzas, no es suficiente para que la realidad cambie” (72).
Esta frase encierra en sí misma su propia negación: si todo es posible, la imposible también puede existir.
“La cosa podría ser peor”
“Es la indolencia del que teme y el argumento de los incapaces. El enunciado ‘La cosa podría ser peor? Inmoviliza, deprime, lentifica el organismo y embrutece la mente”. (75)
El realismo consiste en intentar un cambio cuando verdaderamente se justifique hacerlo. A esto apunta el pensamiento flexible.

El poder del pensamiento crítico
El dogmatismo es una alteración del pensamiento que consta de tres elementos:
a) Un esquema disfuncional. “Yo no me equivoco”.
b) El rechazo a cualquier hecho que me contradiga.
c) La negación de la duda y la autocrítica como procesos básicos para flexibilizar la mente.
¿Cómo se mantiene el dogmatismo? Por el autoengaño.
A diferencia del dogmatismo, el pensamiento crítico te permite:
• Actualizar tus creencias, opiniones e ideas.
• Acercarte sin miedo a los nuevos conocimientos
• Manejar una dosis saludable de relativismo
• Descentrarte y reconocer otros puntos de vista de manera relajada, puesto que lo importante no es ganar sino saber qué tanto estás en lo cierto.
• Practicar la humildad porque no te las sabes de todas, todas.
• Aprender a recibir las críticas constructivas y ejercitar la autocrítica.
• Discrepar de los modelos de autoridad sin culpa ni arrepentimiento.
• Estar con los pies en la tierra y aceptar que no todo es posible.
• Darle cabida a toda la información posible y no sólo la que le conviene a tus necesidades/creencias/valores. (77).
(Síntesis de JMChR en marzo 2011).

Capítulo 3- “La risa es peligrosa”.
De un pensamiento solemne y amargado a un pensamiento lúdico.

3 comentarios:

  1. Hola a todos, mi anecdota es la siguiente:
    en una ocasión mi Director de la escuela en que laboro, el cual es una persona de un pensamiento muy rigido, me pidio hacer una cotización de material para un tablero didáctico, pero el estaba pidiendo una especificación de cable en una forma incorrecta, yo le trate de decir que esa no era una forma correcta de pedir el cable pero el no quiso hacerme caso, la situación fue que cuando se realizo la entrega del material, este cable llego de un calibre diferente y de una especificación que no tenia nada que ver con lo requerido por el tablero, entonces el en lugar de aaceptar su error se puso como loco y comenzo a culpar a todos del error que el tubo, esta es mi anecdota, y eso es lo que pasa por no escuchar a los demás y no estar abierto a la aceptación de nuestros errores, a tal grado de caer en la locura.

    ResponderEliminar
  2. La mente rígida, es una manera en la cual no, nos damos la oportunidad de disfrutar de la vida, ya que el solo creer en lo que nosotros pensamos y el que siempre tengamos razón no es algo con lo cual podamos ser participes con el estilo de sociedad de nuestros tiempos, en la cual diariamente existen avances con los cuales debemos de convivir además de nuevos descubrimientos.
    La mente liquida, es parte de las personas carentes de una personalidad definida, esas personas que no saben que quieren de la vida, que carecen de metas y objetivos por los cuales luchar y seguir adelante, simplemente falta de motivación para vivir y convivir, solo dejan llevarse por lo que mejor les conviene,
    La mente flexible, es con la que todos deberíamos congeniar, ya que en esta vida, la cual solo es de momentos, los cuales debemos disfrutar, siempre buscando ser parte de nuevas expectativas, de nuevos conocimientos, de vivir de despertar cada día, pensando en que nuevas cosas nos traerá, que aprenderemos, siempre con una mentalidad positiva, que nos haga seguir adelante, riéndonos de nosotros mismos mostrando seguridad y entusiasmos por todo lo que hacemos.
    En conclusión creo que en nuestros tiempos la mayoría vive siempre con angustias, problemas que tal vez no son tan grabes pero que nosotros los dimensionamos mas de los debido, la falta de sensibilidad ha hecho que muchas veces seamos egoístas y pensemos solo en nosotros mismos, así que creo que deberíamos mas pensar en reír y disfrutar por que estamos aquí y lo único que hay que hacer es luchar por ser mejores cada día con uno y la gente que nos rodea.

    ResponderEliminar
  3. considero que el pensamiento flexible es un factor de protección contra las enfermedades
    psicológicas, genera mayor bienestar y mejores relaciones interpersonales, y nos acerca a
    una vida más tranquila y feliz. Si decidimos ser flexibles, nos quitaremos un enorme peso de
    encima al ver que nada está predeterminado y que, por lo tanto, tenemos que decidir por
    nosotros mismos basándonos en nuestros instintos y conocimientos en lugar de seguir un
    esquema planteado por una sociedad rígida e inflexible que no es capaz de ser imparcial y
    mantiene a las personas presas en sus reglas.

    Para poder cambiar el hecho de tener una mente rígida a una mente flexible es necesario
    que estemos más conscientes de nuestras actitudes, comportamientos, nuestro entorno, las
    formas de apreciar, analizar y valorar todo lo que nos rodea y cómo reaccionamos ante
    diferentes situaciones que afrontamos diariamente. Si tomamos esto como un ejercicio diario,
    nuestra mente poco a poco irá dejando los prejuicios, las tradiciones y sobretodo el
    dogmatismo; dándonos definitivamente un mejor estilo de vida y ayudándonos a conseguir
    las metas a las que queremos llegar.

    ResponderEliminar